DESESCALADA Y HORARIOS

¿Quién no se preocupa por qué pasará después de este confinamiento? ¿Cómo lo va a llevar nuestro perro?

Incluso ya vemos que nuestros perros están algo afectados por estas circunstancias. Les vemos más irritables, más nerviosos y reactivos… 

Muchos municipios ya han pasado a la fase 1 y, en teoría, los horarios para salir a la calle siguen siendo los mismos aunque se permitirá a las Comunidades Autónomas cambiar las horas de paseo.

Recordemos que los horarios son:

  • De 6-10h y de 20-23h, las personas de entre 14 y 69 años podrán salir a hacer deporte incluyendo como deporte el paseo a paso ligero. 
  • De 10 a 12h y de 19 a 20h podrán salir a hacer deporte los mayores de 70 años
  • De 12 a 19h se podrán realizar paseos con niños menores de 14 años.

Por lo tanto, es completamente imposible no encontrarnos a gente por la calle teniendo en cuenta que, los bares, restaurantes y comercios están cerrados. No obstante, seremos nosotros los que escogeremos la hora y lugar del paseo más adecuada para nuestro perro, siempre evitando las aglomeraciones y la masificación de estímulos. La socialización de nuestro perro deberá de ser progresiva.

¿Qué efectos ha tenido el confinamiento en nuestro perro?

En este confinamiento, todos hemos pasado más tiempo con nuestros perros y hemos cambiado inevitablemente nuestras rutinas. Además, tenemos más gente en casa y por lo general estamos más susceptibles debido a la situación. 

Si a eso le añadimos que el tiempo de paseo se ha reducido drásticamente y la posibilidad de interacción social se ha eliminado en gran medida… esto provoca un impacto fuerte en el entorno físico y social de nuestro perro. 

Todo esto deriva en una menor concentración en nuestro perro, mayor reactividad a estímulos, baja su capacidad para tolerar y saber llevar la soledad….

A modo de ejemplo: imagínate que llevas 1 año sin estudiar… en ese momento que te sientas delante del libro otra vez seguramente, pondríamos la mano en el fuego, que tu capacidad de concentración sería pésima. No obstante, con las horas y el paso de los días, poco a poco iría aumentando hasta coger tu ritmo habitual. 


En este caso con ellos es lo mismo, hemos de tener paciencia y constancia y… sobre todo… ¡EMPATÍA! para que lleven mejor este cambio 🙂 

PUNTOS CLAVE A TENER EN CUENTA

1. Hemos de anticiparnos a la situación.

Si algo nos diferencia es esta capacidad, que podemos preveer qué va a ocurrir. Podemos ayudarles y prevenir las situaciones que están por venir en esta transición. 

Ha habido un cambio brutal: Pirmero hemos pasado de la rutina normal a pasear por calles desiertas. Y ahora, de no haber nadie en la calle a encontrarte con 2 personas cada 5 segundos, sobre todo los que vivimos en la ciudad. 

Hemos de anticiparnos a estas situaciones y, sobre todo, la soledad que va a sufrir nuestro perro cuando ya no podamos dedicarle todo este tiempo que le estamos dedicando ahora. 

2. Mantener los hábitos

Es decir, si llevamos mes y medio jugando con nuestro perro una hora y media cada día, si hemos dormido con él porque nos sentimos solos… de la noche a la mañana no podemos hacer todo lo contrario. Hemos de modificar estos hábitos de forma progresiva para minimizar al máximo los efectos en nuestro perro. 

3. Escoger correctamente los primeros encuentros

Ahora, después de todo este tiempo, nuestros perros tienen más energía y están más “ansiosos”, los niveles de estrés están más elevados y su capacidad para autogestionarse, seguramente ha bajado. 

Por lo tanto, es importante reducir al máximo este nerviosismo y estrés antes de estas primeras relaciones, sea con personas, perros, el entorno en sí…

Es muy importante, sobre todo en cachorros y adolescentes, escoger bien estos 1os encuentros. Para ello es imprescindible conocer bien, al dedillo, el lenguaje canino.

Por si no la has visto, tenemos nuestra Guía de Lenguaje y comportamiento Canino


Es muy positivo que los primeros encuentros sean “sanos”, positivos y relajados. Debemos “huir” lo máximo posible de los encuentros, por ejemplo, de cachorros que se ponen a 2 patas ya que estos encuentros no son positivos porque por lo general, no saben gestionar esta energía; además, les estaremos haciendo un favor a la otra persona. 

Es mejor que nuestro perro se relacione con menos perros/personas de forma correcta, que no que se encuentre con 30 perros de forma ansiosa y sin un correcto aprendizaje.

4. Trabajar nuestra frustración 

Hemos pasado un período que nos ha hecho sentir frustrados a todos en algún momento u otro.

Cuando nuestros perros tiran de la correa, cuando están ansiosos por salir, por la comida, cuando ladran o reaccionan de manera exagerada frente a los estímulos…

Y además, nosotros anticipando los destrozos que van a haber después de la cuarentena. ¿Te suena familiar?

La mejor forma de trabajar nuestra propia frustración será siempre trabajando nuestra empatía, y esta a su vez, se consigue entendiendo y ayudando a nuestros perros con todo este proceso que es nuevo para todos.

Hay que tener en cuenta que ellos no entienden qué está pasando. No entendieron porque las calles se quedaron desiertas en marzo, y no entienden porque de repente hay millones de estímulos en un espacio reducido.

PASEO

¿Cómo es el paseo «perfecto»?

Esperamos que si estás leyendo este blog tengas como mínimo una correa de 2 metros. Deshazte de esa correa corta e invierte en una correa multi-posición. Para tu perro siempre será mejor que no haya tensión en nuestra correa y, con una correa corta eso es imposible. Aquí te dejamos un ejemplo

Partes del paseo:

1a parte dónde pueda hacer sus necesidades tranquilamente, sin prisas y sin demasiados estímulos.

2a parte en la que podamos soltarle y pueda desfogar un poquito. Correr, relacionarse con otros perros sin estar atado…

3a parte de vuelta a la calma. En esta parte, después del desfogue y antes de la vuelta a casa, podemos hacer juegos de olfato, de obediencia… que mantengan a nuestro perro concentrado y estimulado y que a la vez le vayan relajando.

Podemos hacer algún parón, en el que tanto nosotros cómo nuestros perros nos dediquemos a simplemente no hacer nada, ver la vida pasar, y que nuestro perro sea capaz de relajarse en presencia de estímulos, y no solo cuando está en casa.

Después volveremos a casa, de forma tranquila y relajada y procurando que nuestro perro huela todo lo posible.

Error típico: paseo activante

La verdad es que hay varios errores muy típicos que hacen que el paseo no sea ideal, pero vamos a hablar de uno muy frecuente: ‘’jugar’’ con la pelota con nuestro perro y/o hacerle un paseo activante y vuelta rápida a casa sin permitirle volver a la calma antes.

Por ejemplo, nuestro golden, Jack, que es un adolescente con muuuuchas ganas de socializar, hay veces que no lo hace de forma correcta. Aún está aprendiendo y este confinamiento no ha sido lo ideal para él, así que a veces se altera demasiado cuando se relaciona con un perro. Después del encuentro tiene un subidón, y hay que ayudarle a volver al estado de calma antes de volver a casa, a través de estimularle olfativa y mentalmente, dejándole su tiempo.

Lo ideal es motivarles a que huelan muchísimo, es una forma perfecta de interactuar con el entorno, a la vez que se mantienen estimulados y relajados. Si están 5 min en una esquina oliendo es ideal, y sobre todo con perros con miedos e inseguridades, ellos marcan el ritmo de su paseo y sus relaciones y hay que respetarles.

En perros reactivos (reaccionan de forma exagerada frente a un estímulo normal o no amenazante) es super importante que trabajemos el foco en nosotros mismos, premiemos de forma positiva el ir cerca siempre que no nos exijan mas de la cuenta y sea de forma relajada, sin castigar ni tirar de la correa si no lo hace.

Tal y como hemos dicho, hemos de anticiparnos al máximo dentro de nuestras posibilidades a las aglomeraciones y a las situaciones que nos vamos a encontrar.

En caso de tener más de un perro, como en nuestro caso, siempre será recomendable pasear con ellos por separado para respetar las necesidades de cada uno, para que cada uno tenga su plazo de adaptación, su ritmo y podamos estar atentos a lo que necesitan.

Por último, relacionado con el paseo, decir que mucho cuidado con los paseos deportivos. No es recomendable salir a hacer deporte con un perro que no estaba acostumbrado antes a hacerlo, porque no será positivo para él. Y sobre todo, hay que llevar el material adecuado para hacerlo.

Y además, cuidado con las temperaturas, salir a según que horas y sobre todo hacer deportes con nuestros perros con este calor. Hay que tener en cuenta, sobre todo, el tema del golpe de calor que es muy peligroso, y el cuidado de las almohadillas que se pueden quemar con las altas temperaturas del suelo. Aquí puedes profundizar más sobre temas de salud de tu peludo.

Consejo para los primeros paseos

Trabaja el foco en ti. Premia el que el perro vaya cerca de ti y con buena energía.

En función del perro será mejor que premies con comida o bien con un mordedor adecuado (Aquí te dejamos algún ejemplo).
Es sencillo: cuando veas que tu perro está enfocado en algo y veas que puede reaccionar o su nivel de preocupación es demasiado alto, llámale con un tono agradable y cuando te mire hazle una mini fiesta y premiale con una chuche o bien jugando con él unos segundos con el mordedor.

Y lo de siempre: dejemos que nuestro pelo huela y se relacione con su entorno a su ritmo. No le obliguemos a relacionarse con perros, personas etcétera si él no se ve seguro no lo hagamos. Será él el que marque el ritmo de su paseo y sus relaciones 🙂

Resumen del paseo: 

  • Buen paseo pensando en nuestros perros y sus necesidades
  • Poner el foco en nosotros y en gestionar bien nuestra propia frustración
  • Premiar el ir cerca de forma relajada
  • Ir a lugares tranquilos con pocos estímulos (para hacerlo de forma muuuy progresiva todo)
  • Pasearles por separado para atender las necesidades de cada uno
  • Socialización muy progresiva (es como si volvieran a ser cachorros) y recordar la importancia de entenderles y saber lo que dicen y cómo se sienten en cada momento
  • Cuidado con los paseos deportivos con perros que no están acostumbrados, el tema del golpe de calor y el cuidado de las almohadillas

ANSIEDAD POR SEPARACIÓN (SOLEDAD)

No vamos a profundizar mucho en este tema, ya que da para otro post, pero es importante saber que es un trastorno comportamental grave que debe estudiarse y diagnosticarse de forma individualizada y sobre todo, con mucha paciencia.

Hay que tener en cuenta que es un cajón de sastre, en el que se meten muchas cosas que NO son APS, y se tratan diferente, por lo que es importantísimo que un profesional valore la situación y aplique las pautas adecuadas en cada situación.

Ahora que empezamos esta etapa de desescalada y que muchos de nosotros empezaremos a trabajar, es muy fácil que confundamos muchas cosas con la APS. Puede ser que nuestro perro tenga problemas de hiperapego, control, baja tolerancia a la frustración, aburrimiento, falta de enriquecimiento ambiental etc… por eso es importante no decir de primeras que tiene APS cuando nos encontremos destrozos, después de dejarle solo 8 horas de repente.

Por eso es importante grabar la situación, cuando nuestro perro se queda solo, para poder diagnosticarlo correctamente.

Vamos a dar consejos generales, pero siempre recomendamos acudir a un profesional que trate este tipo de trastornos de forma personalizada.

Consejos generales APS

  • En cualquier caso, es imprescindible cubrir sus necesidades básicas, tanto físicas como mentales

¿Qué opinamos del típico consejo de pipican de: cánsale?

Aquí, lo que tendemos a hacer es llevarnos una pelota, se la tiramos 45 veces, y todo solucionado. Y lo que estamos consiguiendo es el efecto contrario. Este ejercicio aumenta la resistencia física, pero aumenta la excitación mental y la ansiedad y NO relaja, por lo que hay que buscar un equilibrio entre la actividad física y la mental. Es muy importante estimularles mentalmente.

  • Es importante que nuestro perro sepa gestionar la frustración y para eso es super importante fomentar la independencia y el autocontrol en casa, de forma constante.
  • Siempre ayudará enriquecer el ambiente cuando salimos de casa, dejarles cositas para que estimule su mente y se mantenga ‘’ocupado’’ para que aparte un poco la ansiedad de su mente, y que nuestra salida no sea traumática para él. Siempre respetando su tiempo de aprendizaje, ya que si nos pasamos de dificultad, puede ser contraproducente produciendo más frustración.
  • Transportín y la orden sitio pueden ayudar, siempre que estén bien positivizados y asociados, por lo que tiene que haber un trabajo previo.

Hemos de recordar que los perros que sufren APS es porque anticipan un peligro y eso les produce ansiedad, y el transportín puede tener ese efecto madriguera que les aporte mayor seguridad.

  • Salida de casa progresiva: En este caso existen diferencia de opiniones (rutina marcada, o cambiar la rutina siempre para que sea inesperads para el perro). En un caso hay un pico grande de estrés, en el otro puede que se generalice ese estrés durante más tiempo). Hay que valorar cada caso y ver qué funciona para cada perro. Siempre ha de ser de forma progresiva, e ir aumentando la duración poco a poco.
  • Llegada a casa tranquila: no fomentar el estado emocional hiperalterado. Le podemos saludar de forma tranquila, sin hablar, haciéndole saber que ya estamos aquí, y una vez se relaje de verdad, saludarle bien.
  • Feromonas y productos naturales relajantes (lavanda, manzanilla…): pueden ayudar pero nunca serán la única solución. La mayoría de problemas son multifactoriales, por lo que las soluciones ideales también son la combinación de trabajar varios aspectos al mismo tiempo.
  • Errores:
    • No regañar o castigar cuando nos siga o cuando haya roto algo: genera más ansiedad y nerviosismo.
    • Hay que evitar estar todo el día dando cariño y atención a nuestro perro, porque no es algo que podamos mantener 24h 365 días, y genera dependencia.
    • Adoptar a otro perro cuando tenemos uno con APS grave no es recomendable, ya que no ayudará a solucionar el problema, incluso puede muliplicarse. Primero trabajar el problema de uno y después nos planteamos adoptar a otro.

Consejo general

Si crees que tienes problemas o dudas sobre alguno de estos temas, tenemos un servicio de sesión individual con nosotros donde, de forma personalizada y estudiando tu caso en concreto te daremos las pautas más detalladas posibles para que tu y tu perro llevéis lo mejor posible esta vuelta a la normalidad 🙂

Sesión Individual OlfateandoelMundo