El paseo es uno de los momentos más importantes en la vida de nuestro perro y por consiguiente, en la nuestra.

Es un momento que se repite a diario, y además, varias veces al día.

Hay millones de estímulos ahí fuera; perros en distintos estados emocionales, humanos, coches, bicicletas, ruido… por lo que el paseo es el mayor foco de problemas o preocupaciones para los tutores perrunos, ya que la mayoría de situaciones incontrolables y desagradables (la mayoría, no todas) se dan durante el paseo.

Por todo esto es importantísimo que sepamos qué es un buen paseo y qué no. 

Qué herramientas debemos usar.

Cuánto debería durar. 

Que partes debería tener.

Cómo deberíamos actuar en caso de encontrarnos con una situación desbordante.

Antes de entrar en caad parte en particular, es importante que cambiemos el concepto de paseo. El primer paso es cambiar la frase de:

«Voy a sacar a Toby» por: «voy a pasear con Toby»

En ese momento, tu frustración en el paseo bajará de forma increíble. La finalidad es que es SU PASEO, que nosotros le acompañamos a disfrutar de su paseo requiere tranquilidad, evitar los tirones y que huela. 

27 Fotos De Perros Tomadas En El Momento Exacto | Humor divertido ...

Ahora si, vamos a ir desglosando parte por parte:

HERRAMIENTAS DE PASEO

En cuanto a herramientas que a nosotros nos parecen adecuadas y cómodas para pasear con nuestros perros son:

Arnés en Y
Correa de 3 metros

  • CORREA DE 2 O 3 METROS: Es importante que le permitamos relacionarse e interactuar con el entorno, y  con una correa más corta es físicamente imposible. Aquí tienes una buena opción.

Es imprescindible que tengamos un buen manejo de correa, que nunca haya tirones ni que tampoco vaya arrastrando por el suelo. Hay que tener en cuenta que la correa es un puro elemento de seguridad, no una herramienta para obligar a nuestro perro a que haga o vaya por donde nosotros queremos.

  • SNACKS APETECIBLES Y SALUDABLES: Es recomendable que siempre llevemos snacks por si queremos trabajar algo con nuestro perro en la calle, si queremos o necesitamos hacer un poco de olfato etc…

Es importante entender que hasta que nuestro perro no se haya acostumbrado a utilizar el collar o arnés y la correa, estas solamente serán objetos molestos, limitantes para él y hasta en algunas ocasiones pueden causarle miedo o rechazo.

Por ello es imprescindible positivizar las herramientas del paseo. Recordemos que para ellos es antinatural pasear con correa que le sujete a nosotros por lo que es imprescindible que tenga bien asociada esta y, por nuestra parte, siempre haya un buen manejo.

PARTES DEL PASEO

  1. PRE-PASEO: En la mayoría de los casos, entendemos que el paseo empieza una vez en la calle, y la realidad es que empieza bastante antes. 

En el momento que nosotros nos empezamos a preparar para el paseo y nuestro perro sabe que va a salir, y estamos de paseo.

Lo que hagamos en esos momentos previos a la salida, determinará en gran medida, el resultado del paseo.

Es importante que hagamos todos esos pasos de forma relajada, tranquila, sin premiar estados de exigencia y nerviosismo excesivo de nuestro perro. Debemos fijarnos en su estado emocional, no en la posición (sentado, de pie…)

Es un momento ideal para trabajar el autocontrol.

Si salimos como una moto, el paseo seguirá como una moto, es casi imposible que vaya bien sobre todo si tu perro tiene un problema emocional.

2. NECESIDADES: Una vez en la calle, la primera parte debería de ser para hacer sus necesidades de forma relajada y sin estímulos. 

3. DESFOGUE: Una 2a parte donde podemos soltar a nuestro perro para que «desfogue» y pueda correr y conocer a otros perros libremente sin necesidad de correa.

4. EJERCICIOS/OBEDIENCIA: Una vez nuestro perro ha desfogado esa energía es el momento (si queremos) de trabajar obediencia o comandos.

5. VUELTA A LA CALMA: Es una de las partes más importantes y la más olvidada. Hemos de entrenar la calma y la tranquilidad en los paseos también. 

DURACIÓN IDEAL DEL PASEO

Lo ideal es hacer 3 paseos al día entre 20 y 30′ + alguna salida cada semana a lugares totalmente nuevos y en la naturaleza.

Está bien como regla general, pero evidentemente debemos adaptarla a nuestro caso y nuestro perro en particular.

Depende de la edad, raza, condición física, presencia de algunas patologías… por lo que es importante que encontremos el equilibrio ideal en nuestro caso.

El tema de ir a lugares nuevos de vez en cuando es muy positivo porque nuestro perro se encontrará con entornos nuevos, olores nuevos, estímulos nuevos… por una parte muy estimulantes, y por otra, que le ayudarán a adaptarse cada vez con más facilidad a los cambios y a los sitios nuevos.

Tampoco debemos abusar de esto y cambiar por completo el lugar de paseo cada día, sino que es bueno tener una cierta rutina y cambiarla 1 o 2 veces a la semana.

QUÉ HACEMOS EN CASO DE SITUACIÓN DESBORDANTE

En estos casos habría que ver qué es lo que ha pasado de forma concreta. Ver el contexto, la situación y las señales de nuestro perro. Aquí podemos englobar miedos, reactividad, malas relaciones con otros perros y personas…

Por qué mi perro huele todo en la calle?

Es importante entender al dedillo el lenguaje de nuestro perro para saber qué dice y cómo se siente en cada momento para poder ayudarle.

A nivel general, por cada situación activante (malas relaciones con otros perros, reacciones excesivas, ladridos…) debería haber otra desactivante para ayudarle a volver a la calma.

Esto lo podemos conseguir a través de juegos de olfato en lugares con pocos estímulos, por eso es importante llevar snacks encima 🙂

Para acabar, vamos a mencionar los errores más típicos que cometemos para que trates de evitarlos y lograr un paseo de 10 con tu peludo:

ERRORES TÍPICOS

  • No dejar que nuestro perro huela el entorno: es IMPRESCINDIBLE que nuestro perro huela. 

  • Correas demasiado cortas: Si crees que tu correa es demasiado corta, te dejamos

  • Tirar de la correa cuando nuestro perro también tira. Por un lado, puede comportar complicaciones de salud y, además, a nuestro perro le produce estrés y mala asociación con la correa y con el hecho de ir atado.

  • Gritarles o pegarles cuando se enfadan con otro perro. Es totalmente absurdo pegar a nuestro perro ya que esta actitud tan sólo puede producir miedos, estrés y frustración y no existe ningún tipo de aprendizaje. En el caso que nuestro perro sea agresivo o muy reactivo con otros perros debemos de acudir a un especialista de educación canina.

  • No permitir que se relacione con otros perros o personas. Es muy importante que nuestro perro se relacione con otros perros y personas para que tenga una buena socialización desde bien pequeñito. 

  • Hacer un paseo demasiado corto o excesivamente largo. Debemos analizar las necesidades de nuestro perro para adaptar el paseo a él. 

  • No variar la ruta de paseo. Nuestro perro debe de sentirse estimulado y, qué mejor manera que ir variando el paseo por diferentes zonas. 

  • No prestar atención a nuestro perro. Debemos de recordar que este tiempo de paseo es nuestro momento y sobre todo es el momento para conocerlo más y mimarle, estar atento/a a sus necesidades, miedos etcétera y así poder ayudarle en todo lo que venga. 

  • No tener momento sin correa ni juegos. Nuestro perro debe disfrutar al menos de 5 o 10 minutos sin correa. En esos momentos podemos aprovechar y practicar juegos y ejercicios de olfato, algún juego con él (pelota, palo…).

Esperamos que la información te haya sido útil para conseguir un súper paseo con tu peludo y si quieres profundizar más aquí te dejamos nuestra guía 🙂

DÉJANOS EN COMENTARIOS CÓMO LLEVA TU PERRO LOS PASEOS, ¿HUELE MUCHO O ES DE ESTAR TODO EL RATO MIRANDO Y PENDIENTE DE TODOS LOS ESTÍMULOS?

¡UN ABRAZOTE!