Ahora ya sí, estamos en pleno verano y con ello vienen una serie de cosas buenas y otras no tan buenas para nuestros peludos.

Hace unos días hablábamos del golpe de calor, el gran temido en verano, y con toda la razón del mundo.

Después de escribir el post, nos quedamos pensando que, aunque esta enfermedad es una de las más graves a la que se pueden enfrentar nuestros perros en verano, existen otros problemas asociados a esta época del año, que también debemos tener en cuenta para poder estar atentos, prevenirlos y/o hacerles frente si es necesario.

Vamos a hablar de 7 problemas muy típicos asociados al sol y buen clima, y qué hacer en caso de encontrarnos con ellos. Vamos a ordenarlos de más a menos grave:

GOLPE DE CALOR

Aquí no vamos a profundizar mucho, porque tenemos un post entero dedicado a ello, pero es importante recalcar la importancia de prevenir este problema, por lo grave que puede llegar a ser y por las consecuencias permanentes que puede dejar en nuestro perro.

A modo de resumen, un golpe de calor es una situación de emergencia provocada por el aumento extremo de la temperatura corporal (>40ºC) de nuestro perro, por causas ambientales. Los perros no tienen la capacidad de sudar para regular su temperatura corporal con la misma eficacia que los humanos, por eso están más predispuestos a sufrir esta enfermedad.

Lo más importante es que seamos conscientes de ello en verano y actuemos en consecuencia:

  • Asegurarnos de que tengan siempre sombra y agua fresca disponible
  • Evitar las horas de más calor
  • Nunca dejarles en un coche o transportín sin supervisar

Te dejamos el post del golpe de calor por si no lo has visto aún: GOLPE DE CALOR EN PERROS

QUEMADURAS EN ALMOHADILLAS

Las almohadillas pueden sufrir algunos problemas como heridas, grietas… pero el problema que más se asocia el verano son las quemaduras en esta zona.

Debemos tener en cuenta que las superficies exteriores, en las horas de más sol, llegan a temperaturas altísimas, capaces de achicharrar cualquier cosa.

Cómo evitar que el calor queme las patas de los perros?

Yo que trabajo en una clínica, he visto barbaridades. Incluso perros que se han quemado el escroto por sentarse en en la acera esperando a que el semáforo se pusiera en verde… Así que debemos tener mucho cuidado.

Si nosotros no somos capaces de aguantar 5 segundos con el dorso de la mano en el asfalto, arena, hierba… es que a nuestros perros les quemará al andar.

Por eso es tan importante evitar las horas más peligrosas (de 12 a 16) para hacer actividades, incluso para pasear con nuestros perros.

En caso de quemadura en la almohadilla es importante acudir al veterinario, porque corremos el riesgo de que se infecte. Pero en caso de no poder, debemos limpiar bien la zona con suero fisiológico, aplicar un antiséptico (como clorhexidina o betadine), y por último podemos poner una pomada cicatrizante como la blastoestimulina y tapar un poco para que no roce con el suelo.

PROCESIONARIA Y REACCIONES ALÉRGICAS

Es una oruga muy peligrosa para nuestros peludos, ya que el simple contacto con ella puede provocar una urgencia veterinaria.

Los veterinarios alertan sobre el peligro de la procesionaria ...

Aunque es un problema más típico de primavera y no tanto de verano, está asociado a las buenas temperaturas en general, por lo que deberemos estar atentos cuando vemos orugas de este tipo en el suelo.

La toxina causa irritación grave e inflamación, incluso pueden llegar a necrosarse (muerte celular) el tejido y perderlo. Es frecuente que pierdan un trozo de lengua al chuparlas o intentar comérselas.

En caso de ver que nuestro perro ha tocado o comido una oruga, es importante que:

  • Sin utilizar las manos, siempre con el uso de guantes o pinzas, retiramos con cuidado la oruga procesionaria o las vellosidades que hayan podido quedar.
  • Lavamos con abundante agua fresca y limpia la zona afectada.
  • Evitaremos frotar, manipular o hacer presión en las posibles heridas, pues podríamos provocar que los pelos urticantes liberaran más sustancias tóxicas.
  • Acudiremos de inmediato a un centro veterinario.

En verano también aumentan mucho los casos de reacciones alérgicas graves, en las que se necesita administración de medicación pinchada de forma urgente. Nosotros recomendamos llevar cortisona inyectable (urbason) siempre en el botiquín por si a caso.

FILARIOSIS

La dirofilariosis es una enfermedad parasitaria que se conoce como ‘’enfermedad del gusano del corazón’’, que se transmite por la picadura de un mosquito.

El mosquito al picar, inocula las larvas (microfilarias) que viajan hasta alojarse finalmente en el corazón y en los vasos relacionados (arteria pulmonar y aorta). Ocasionalmente pueden alojarse en otros órganos. Lo que hacen es ocupar la luz de los vasos, por lo que reducen el diámetro y la elasticidad de estos, dificultando el paso de la sangre.

Es una enfermedad grave, crónica y muy progresiva, por lo que solemos detectarla cuando es bastante tarde. Por eso es tan importante la prevención. 

Normalmente se empieza con la administración de los fármacos preventivos un poco antes del período de inicio de transmisión, se dan durante y un tiempo después.

Hay formatos orales y en pipetas. Estos fármacos impiden el desarrollo de las larvas.

PARÁSITOS EXTERNOS VARIOS

Este apartado la verdad que da para un post entero también, pero vamos a ser breves.

Todos los que compartimos nuestra vida con un perro sabemos lo ‘’complicada’’ que es la época de verano con el tema pulgas, garrapatas y demás. Sobre todo si viajamos a zonas más rurales o hacemos rutas por la montaña o el campo.

Aunque es importante mantener la protección todo el año (sobre todo contra la leishmania), es recomendable reforzar la protección en verano contra el resto de parásitos.

Tenemos varias opciones (pipetas, collares, pastillas, sprays…) para elegir la que se adapta mejor a nuestra situación y a nuestro peludo.

ESPIGAS

Esta es otra de las grandes temidas para todas las familias peludas en época veraniega. ¡Son infernales y escurridizas! 

Yo que he visto muchos casos en la clínica, puedo asegurarte que se pueden meter por cualquier sitio, repito, por cualquier sitio (orejas, almohadillas, nariz, vagina, una herida en cualquier parte del cuerpo…), y avanzar hasta cualquier sitio.

Es importante que si nuestro perro muestra signos de tener una espiga (estornudos, rascado continuo, incomodidad…) es super importante llevarle al veterinario a que al extraiga cuanto antes, y ver si es posible sacarla sin necesidad de sedar, aunque a veces es inviable.

Cuando volvamos del paseo, sobre todo si ha sido en lugares que sabemos que hay espigas, es recomendable que hagamos un repaso a todo el pelaje y de nuestro peludo.

CLINICA VETERINARIA EBOLI - Espigas y perros

OTITIS

La última de la lista y no por ello menos importante, es la famosa otitis.

Hay perros que están más predispuestos que otros a padecerla y a parte de sus características físicas, también influyen nuestros hábitos, tipos de paseo, hábitat…

Por lo que hay tutores perrunos que no conocen prácticamente la otitis, y otros que sona auténticos expertos, porque cada 2 x 3 estén en el veterinario por ese motivo.

Es importante que sepamos reconocerla (mucha secreción en oído, sacudidas, rascado, mal olor…), y que tengamos en cuenta que es un problema que se puede cronificar, incluso puede pasar a afectar al oído medio, complicando mucho la situación. 

Por eso es tan importante tratarla a tiempo y de forma correcta, y sobre todo, prevenirla.

Debemos mantener una higiene de de los oídos de nuestro perro y además, en la época veraniega, que solemos ir a sitios de agua (parques acuáticos, ríos, playa…) es importante que después de mojarse, les sequemos muy bien la zona, para que no se quede húmeda. Un buen producto para mantener esa higiene de forma rutinaria es el OTI FREE.

OTROS PROBLEMAS

Hay otros problemas que quizá no son tan típicos del verano, pero si que es verdad que se pueden dar más frecuentemente en verano.

Verano, en general, es una época de bastantes cambios (temperatura, hábitos, viajes, alimentación…), tanto para nosotros como para nuestros perros. 

Por ese motivo es más frecuente que se desequilibre un poco el organismo y surjan ciertos problemas como problemas digestivos (vómitos y/o diarrea), problemas dermatológicos o alergias en la piel, cistitis (infección urinaria)…

En caso de afecciones en la piel, nos puede ir muy bien tener a mano aloe vera, que tiene muchísimas propiedades y además es natural.

Hemos hecho una recopilación de los problemas principales que podemos enfrentarnos en verano las familias peludas, para que estemos atentos y podamos prevenirlo.

Si quieres profundizar en el tema, tenemos el curso de primeros auxilios veterinarios, para que aprendas a detectar las emergencias y sepas cómo actuar en cada momento. Así que si quieres estar preparado/a para cualquier emergencia (y no tan emergencia), AQUÍ te lo dejamos 🙂

Déjanos en comentarios si has tenido que vivir alguna de estas situaciones en primera persona y si tu peludo es un pupas.

¡Te leemos! 🙂