fbpx

Hemos de ser conscientes que antes de realizar un viaje donde, seguramente haremos más ejercicio físico de lo habitual y, descansaremos menos, será totalmente necesario que preparemos a nuestro perro para esta aventura y empecemos meses antes con un plan para ello.

Por lo tanto, ¿Cómo preparar a tu perro, a nivel físico, para un viaje?

El primer paso siempre será un chequeo veterinario para asegurarnos que nuestro perro está en perfectas condiciones y cumple con todos los requisitos legales que establece la ley. Es importante descartar que no haya dolores.

Todos sabemos que nosotros, los humanos, cuando estamos de viaje, solemos ir como »pollos sin cabeza», no respetando los tiempos de comida, de descanso y relajación. Esta forma de viajar, con ellos, los perros, no es recomendable. 

  • Estiramientos y calentamiento

Los estiramientos aparte de prepararlos para una actividad física, son una herramienta natural para mejorar el bienestar y la longevidad de nuestro perro. 

Además, ayudarán a los perros mayores, propensos a problemas articulares, a perder tono y tamaño muscular, y menor flexibilidad a combatir estos dolores y males de un cuerpo que va envejeciendo. 

Por ello, las terapias naturales, con el paso del tiempo van ganando fuerza, como la fisioterapia, la quiropráctica, acupuntura y la actividad física para mantener la comodidad, movilidad y calidad de vida de nuestros peludos. 

A continuación os dejamos con algunos estiramientos sencillos y que no ocuparan mucho tiempo para hacer con vuestros perros a diario: 

Las 3 áreas donde son muy beneficiosos los estiramientos: La cadera, los hombros y la espalda.

Si tu perro muestra algún signo de dolor durante la sesión, deja el movimiento y llévalo al veterinario para que haga una revisión. Puede ser que tenga algún dolor del que no tenías conocimiento o bien que estuvieras realizando mal dicho ejercicio.

 

  • Estirar los músculos de la cadera

Estos músculos permiten que nuestro perro mueva sus patas y cadera al desplazarse. El ejercicio se realiza con nuestro perro de pie, tomamos una de sus piernas traseras por encima de la rodilla, tal y como se ve en la imagen y suavemente la estiramos hacia atrás de su cuerpo. 

Cuando notemos la resistencia en su mayor extensión, la mantenemos durante unos 15-30 segundos. Repetiremos este estiramiento 2 o 3 veces en cada pata trasera. 

Es importante no forzar más allá de lo que el cuerpo nos permita, siempre de forma muy suave y progresiva.

  • Estirar los músculos de los hombros

Estos músculos pertenecen a las patas delanteras, y son los que permiten el correcto movimiento de estas.

Para estirarlos, con el perro de pie, toma una pata delantera por encima del codo y tu otra mano colocada sobre éste para que esté estabilizado moviéndolo suavemente hacia delante. 

Una vez lleguemos al punto de resistencia, la mantenemos durante unos 15-30 segundos. Repetiremos este estiramiento 2 o 3 veces en cada pata delantera.

  • Estirar los abductores de las 4 extremidades

En este caso podemos hacerlo de dos formas.

Una, con nuestro perro tumbado sobre su espalda, tomamos las dos patas de un lado, sea el derecho o el izquierdo y las abrimos hacia los lados. La mantendremos unos 15-30 segundos sin que nuestro perro se desestabilice y siempre que esté cómodo. 

Otra forma de hacerlo, es con nuestro perro de pie, como se ve en la imagen, ir trabajando cada extremidad una por una, estirándola hacia un lado (separándola del cuerpo), para estirar los abductores.

  • Estirar la espalda

Este ejercicio es algo diferente. Usaremos premios para reforzar la acción de nuestro perro. Como se ve en la imagen, con nuestro perro de pie, estando a uno de sus lados, moveremos el premio en dirección a su cola y este girando únicamente su cabeza “obligándole” a doblar su cuerpo dibujando una C.  

La mantenemos durante unos 15-30 segundos. Repetiremos este estiramiento 2 o 3 veces.

Además de los ejercicios de estiramientos nuestro perro siempre agradecerá, ejercicios como el zig-zag, realizar masajes de fricción a lo largo de su cuerpo y realizar un paseo activante de unos 5 o 10 minutos antes de empezar la marcha.

  • Preparación física

El primer paso siempre será empezar a dar los paseos rutinarios un poquito más largos, por ejemplo el paseo de la tarde o el de la mañana de aproximadamente una hora al ritmo que nuestro perro necesite y poco a poco ir incrementando la exigencia física realizando juegos de estimulación física más a menudo. 

Siempre dando el espacio que nuestro perro necesite para aumentar su ritmo y paseos hasta llegar a unos 20-25km que es lo que un viajero medio suele andar en sus viajes al día. 

Es importante también preparar las almohadillas de nuestro perro para esta experiencia. Existen productos que sirven para reforzarlas y se deberá de empezar a poner aproximadamente unas 3-4 semanas antes y durante el viaje. Nosotros usamos Adoquatro.

Recomendamos evitar épocas muy calurosas como julio y agosto para realizar viajes con perro y, sobre todo, viajes estilo Camino de Santiago. 

Por último, lo que no puede faltar en ningún viaje perruno es…¡El botiquín perruno! 

Y ahora sí, ya solo queda preparar la maleta y ¡DISFRUTAR de ese super viaje peludo!

PD: Te esperamos en comentarios para que nos cuentes como han ido los estiramientos y el viaje 🙂