fbpx

¿POR QUÉ EMPEZÓ TODO ESTO?

En realidad, todo el mundo se fija en el qué, en el cómo y en el cuánto. ¿Te has fijado?

La gente, las empresas, siempre hablan de qué es lo que hacen, cómo lo hacen o las características de lo que hacen y por cuánto lo hacen.

Cuando éramos pequeños, nuestra palabra estrella era el POR QUE, creemos que eso es algo común en todos los niños pequeños. Cada cosa nueva que aprendíamos nos parecía asombrosa, y sentíamos la necesidad imperiosa de saber por que eso que nos contaban era como nos contaban. Al final los adultos siempre acababan diciendo, porque sí, porque es así y ya está.

Esa es una de nuestras mayores características, la curiosidad, y uno de los motivos que nos ha llevado hasta aquí ahora mismo, hasta escribir este artículo que ahora mismo estás leyendo.

Creemos que es crucial ver el motivo que hay detrás de todo lo que existe, para que nos ayude a ver por que es como es. Cuando no conocemos el por que de las cosas, acabamos haciendo cosas sin sentido, por simple imitación o costumbre y eso nos resta identidad y personalidad.

¿Te suena todo esto?

Después de esta reflexión, y como ya te estarás imaginando, lo que pretendemos con este artículo es hablar del por qué de este proyecto, del por qué de este blog, del por qué de nosotros mismos.

Hace unos años, decidimos empezar nuestras carreras profesionales por vocación absoluta. Aunque nuestras carreras pertenecen a ámbitos muy distintos, la legislación y la medicina, la verdad es que nuestros objetivos internos eran muy muy similares; contribuir, a nuestra manera, a cambiar el mundo.

Uno a través de la ley y el hacer lo justo, otra a través de la medicina y de cuidar al prójimo.

Los dos teníamos claro, desde bien pequeños, qué íbamos a estudiar y a qué nos queríamos dedicar. El trasfondo siempre era ayudar al más vulnerable; los que sufren las consecuencias de un sistema injusto y como no, los animales.

Años más tarde, entramos al mundo laboral, a la realidad. A la dura y fría realidad.

Y volvíamos a estar plenamente de acuerdo y sintiéndonos de forma muy similar; la realidad no es tan bonita como nosotros queríamos o esperábamos que fuese.

Por una parte, la ley no siempre se rige por lo que es justo o no, y no siempre sientes que estás cambiando el mundo.

De la misma forma, la veterinaria tiene partes oscuras y tristes que no se dicen, y además, en la mayoría de las ocasiones no se valora todo lo que hay detrás. A veces, te ves obligad@ a trabajar según lo que necesita el tutor/propietario y no en función de lo que es realmente bueno para el animal. Eso sin contar la pésima valoración social que hay de la profesión veterinaria.

En ambos casos, haces millones de horas, sin horarios, sin recompensas (más que la satisfacción que te produce tu trabajo), ni verbales ni económicas. Ves que el mundo sigue igual de podrido, y que vamos como pollos sin cabeza sin pensar en el por qué hacemos las cosas.

Toda esta situación nos desanimaba, conseguía que a veces, nos olvidáramos del por qué iniciamos ese camino, del por qué estábamos donde estábamos, y es ahí cuando pierdes la identidad, cuando dejas de saber el por qué haces lo que haces.

Ahí empezó un proceso de cambio mental conjunto, en el que nos planteamos qué queríamos ser y hacer en realidad en la vida, en definitiva, el por qué habíamos venido al mundo.

Nos dimos cuenta de que nuestras pasiones eran (y son) viajar y efectivamente, los animales.

Cuando empezamos a ser conscientes de todo este proceso, se intensificó y se hizo mucho más presente un sueño que había estado adormecido en nuestro interior desde hacía años; dar la VUELTA AL MUNDO CON NUESTROS PELUDOS.

Parecía una utopía, algo imposible. La gente de nuestro alrededor nos transmitía su apoyo pero a la vez era evidente que pensaban que vivíamos en las nubes.

Fue en ese momento, cuando nos hicimos plenamente conscientes de lo que queríamos, cuando empezamos a diseñar nuestro primer plan para lograr ese sueño: ahorrar durante unos años, preparar emocional y físicamente a nuestros 3 perros, comprar una caravana y empezar nuestra vuelta al mundo peluda.

¿Qué fácil suena por escrito eh?

Empezamos a buscar información, utilizando también, nuestros conocimientos y experiencia como abogado y veterinaria, para planificar ese GRAN viaje.

Y ahí, volvimos a toparnos con la cruda realidad. Falta de información, información muy desordenada y desactualizada, falta de recursos a nivel veterinario y legal, desconocimiento absoluto del lenguaje y comportamiento canino por parte de la población y un largo etcétera de cosas que limitan o dificultan ese tipo de viajes.

Entonces nos dimos cuenta de que había una necesidad real por parte de la sociedad respecto a todo este tema. La gente quería viajar con sus perros, no quería dejarlos atrás, pero no sabían cómo empezar, dónde buscar, qué documentos llevar, cómo actuar en una situación de emergencia etc…

Y nació nuestro POR QUÉ:

  • ¿POR QUÉ no aprovechamos toda la información que disponemos y que tenemos que buscar, nuestros conocimientos médicos, legales y de lenguaje canino para ayudar a todas esas familias a perder el miedo y dar el paso por fin?
  • ¿POR QUÉ no aprovechamos nuestro sueño para ayudar a todas las familias peludas a cumplir los suyos?
  • ¿POR QUÉ no juntamos nuestras dos grandes pasiones para crear un proyecto que se centre en ayudar a los que realmente quieren ser ayudados?

Y así nació este proyecto, esta web, y nosotros como OlfateandoElMundo. 

Por que sabemos que cada vez hay más buscadores de alojamientos ‘’dogdriendly’’, pero poca gente habla de la importancia de la preparación previa de nuestro peludo para disfrutar al 100% del viaje.

Por que hay sitios webs que hablan de qué llevar en un botiquín perruno, pero pocos hablan de cómo actuar en situaciones realmente graves.

Por que hay sitios donde hablan de qué documentación llevar, pero pocos hablan de las consecuencias legales reales a las que nos podemos enfrentar en distintas situaciones.

Y sobre todo, por que nosotros no queremos ayudar a las familias a viajar con sus perros…

Queremos ayudarles a conocerles, a entenderles, a saber cómo se comunican y qué sienten, a saber actuar correctamente en cualquier situación o inconveniente (legal y veterinario), a saber encontrar el equilibrio perfecto para todos y a crecer personalmente junto con su peludo a través del viaje.

Queremos ayudarles a que sus perros les lleven de viaje y les muestren todo lo que tiene el mundo para ofrecerles.

Queremos que olfateen el mundo de verdad, y que ese viaje provoque un CLIC en su interior, que les haga cambiar para siempre.

Ese es nuestro POR QUÉ, nuestro PROPÓSITO.

Lo que nos hace sentir totalmente vivos y realizados.