fbpx

¿Cómo debe de viajar nuestro perro en coche? ¿Cuales son las formas legales de llevarlo? ¿Y las más seguras? ¡En este post te lo respondemos todo! 🙂 

En este post hablamos un poquito sobre legalidad y seguridad en los viajes en coche. En nuestra Guía Legal hablamos en más profundidad sobre todos estos temas por si te interesaría profundizar un poquito más y tener más información legal importante relacionada con los perros.

¿Qué dice la ley? 

El artículo 18 del Reglamento General de Circulación establece lo siguiente: 

El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. A estos efectos, deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencia entre el conductor y cualquiera de ellos”.

Dicho de otra forma, siempre que el perro no tenga posibilidad de interferir con el conductor y tampoco interfiera con su campo de visión, no se infringirá la ley. 

Formas legales de llevar a nuestro perro en el coche

Por lo tanto, la pregunta es: ¿Cómo debe de viajar nuestro perro en coche? ¿Cómo nos lo permite la ley?

Acorde con la Web de la DGT, establece los siguientes métodos:

  • Rejilla: Colocando al perro en el maletero, separándole por una rejilla (específica para el modelo del coche, no pueden ser universales) le permitirá moverse al perro libremente. Sin embargo, la probabilidad de lesión grave en caso de colisión es muy elevada. 
  • Arneses. Hay dos tipos de arnés, de un enganche y de dos. El primero no es del todo fiable ya que, en caso de colisión, este podría romperse y el perro salir despedido hacia delante. El segundo es algo más seguro ya que al tener doble enganche evitaría el desplazamiento en mayor medida en caso de tener un accidente. En el siguiente apartado hablaremos de la forma más segura de llevar arnés. Aquí te dejamos un ejemplo de arnés de doble enganche:  
  • Transportín: probablemente el método más seguro. Si el perro es de gran tamaño, y se dispone de espacio suficiente en el maletero, la opción es colocarlo de forma transversal a la dirección del coche y en contacto con los asientos de atrás.
    En el caso de perros de tamaño inferior, la mejor opción será colocarlo en el suelo del coche, detrás del asiento del piloto o copiloto. 

¿Qué debemos de entender por seguridad?

¿Qué hay más importante que la seguridad de nuestro perro cuando viajamos en coche con él?

Para que un dispositivo de retención sea fiable debe cumplir 3 requisitos: 

  • Retención: Capaz de resistir enormes fuerzas ya que un perro de tamaño medio, puede llegar a ejercer más de 1.000kg en una colisión.
  • Absorción: el diseño y los materiales deben absorber parte de la energía para que la detención no sea tan brusca. 
  • Desviación: La fuerza que finalmente llega al perro debe evitar concentrarse en zonas débiles; cuanto más se reparta por el cuerpo mejor. 

Hemos de ser conscientes de qué peligros existen en caso de colisión con nuestro vehículo ya que  en un accidente existen decenas de riesgos que pueden afectar a nuestro perro, pero los principales son: 

  • Proyección: el perro puede salir despedido. 
  • Deceleración: la detención brusca de su cuerpo le puede crear hemorragias internas, desplazamiento de órganos etc.. 
  • Impacto : puede golpearse contra las partes del automóvil. 
  • Aplastamiento.

En este artículo, RACE enseña diferentes estudios y test simulando colisiones con los diferentes métodos, recomendamos que le eches un vistazo para ver qué sucedería en cada caso y, a partir de ahí decidir 🙂 

MÉTODOS MÁS SEGUROS

Los métodos más seguros, tras años de estudios y tests, en los que nuestro perro puede viajar en coche son:

  • Arneses homologados: estos se diseñan con materiales muy resistentes y pasan pruebas de impacto para comprobar su capacidad de retención. También se mide el avance del cuerpo hacia delante, ya que según la posición del perro puede golpearse con los respaldos delanteros. 

Este tipo de arneses no usan hebilla principalmente por el riesgo de avance del cuerpo del perro y su baja resistencia.

Te dejamos con dos ejemplos de los mejores arneses que hay en el mercado ahora mismo; como ves van atados directamente al cinturón evitando así el desplazamiento y proponiendo una mayor distribución del impacto en caso de colisión. 

Este es el arnés de coche para perros con más certificaciones (Europa, EEUU y Australia), ha superado varias pruebas de choque. Te dejamos el enlace: VER EN AMAZON

Certificado por la MGA Research Corporation

De calidad y muy cómodo para el perro y precio más económico que el anterior.

VER EN AMAZON

  • Transportín bien anclado. En este caso la única consecuencia que NO podemos mitigar si llevamos al perro en el maletero es el aplastamiento. La parte trasera del coche está diseñada para comprimirse en un alcance trasero, de forma que esa energía no les llegue a los ocupantes.

La estructura interna de los respaldos de los asientos es metálica, por lo que para mitigar el contacto del cuerpo del perro con esa estructura, vamos a poner una placa de “corcho” de al menos 3cm ( 2’53 euros) entre el transportín y los respaldos. 

El transportín se debe colocar TRANSVERSALMENTE al sentido de la marcha, como en la foto, evitar ponerlo de forma longitudinal (a lo largo), porque esto hará que la posición del perro en una colisión sea como si una persona salta al agua de cabeza y choca contra el fondo. 

El transportín debe asegurarse al coche con cinchas de amarre, en el maletero podemos encontrar varios puntos donde anclarlas.

Otra opción es llevarlo anclado transversalmente entre el asiento delantero y los traseros. Adjuntamos este vídeo donde puedes ver la diferencia en el impacto. 

MÉTODOS PROHIBIDOS O MÁS PELIGROSOS

A continuación te dejamos con algunos de los métodos menos seguros y más peligrosos en los que podemos viajar con nuestro perro en coche.

  • Llevar al perro suelto: Evidentemente esta es una de las opciones menos seguras; en caso de colisión el perro saldría disparado hacia delante y las consecuencias serían desastrosas.

    Además, no sería legal esta forma de llevar a nuestro perro ya que incumpliría los requisitos que establece la ley de que no haya interferencia con el conductor. 
  • Transportín en asientos traseros atado al cinturón.  Gran número de ensayos demuestran que colocar el transportín en los asientos traseros del coche atados con el cinturón no es, para nada efectivo ya que, en caso de frenazo o accidente, el transportín saldrá despedido hacia delante. Esta forma sí que sería legal pero no segura tal y como acabamos de comentar para viajar con nuestro perro. 


Aquí tienes un ejemplo de lo que pasaría llevando el transportín así:

  • Cestas, cajas o asientos de seguridad: Estas cajas, van unidas mediante una o dos correas al reposacabezas trasero o una al trasero y otra al delantero.
    A su vez , de la misma “caja” sale una sujeción para anclar el arnés. Recordemos que el primer objetivo a cumplir por un dispositivo de retención es justamente eso , RETENER, si esto no se cumple, un dispositivo NO es efectivo.
    Este tipo de dispositivos son legales, ya que no interfieren con el conductor pero es de lo menos seguro en el mercado. 

Resumen impactos  

A modo de resumen, en este vídeo se detallan los diferentes efectos que tendría una colisión mientas nuestro perro viaja con nosotros:

Esperamos que te haya sido útil, y hayas aprendido a diferenciar los diferentes tipos de transporte que existen.

Y sobre todo, esto nos demuestra que lo legal en muchas ocasiones no significa seguro, por lo que siempre debemos buscar la mayor seguridad posible para nuestro peludo dentro de lo que marca la ley.

¿Cómo va tu peludo en el coche? ¿Sabías las diferencias entre un método y otro?

TE LEEMOS 🙂